REDUCIR EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS DEBE COMENZAR CON LA EDUCACIÓN

Cuando se trata de reducir el desperdicio de alimentos, es similar al viejo refrán sobre enseñarle a alguien a pescar: si le das a los niños las sobras, los alimentarás por un día, pero si enseñas a los niños cómo reducir el desperdicio de alimentos, salvarán el planeta. He aquí el por qué.

Se desperdicia demasiada comida

El desperdicio de alimentos es un problema moderno que abarca toda la cadena de suministro de alimentos frescos, desde los productores hasta los cubos de basura de nuestras casas. Una serie de ineficiencias relacionadas con el manejo del producto desde la cosecha hasta los minoristas, contribuyen al desperdicio de los alimentos producidos para el consumo humano en hasta un 30 por ciento a nivel mundial y un 40 por ciento en los EE. UU.

Un informe de la FAO (2013) analiza varias cifras de desperdicio de alimentos, comparando los datos de desperdicio con otros datos que sirven como indicadores de la magnitud del problema. Por ejemplo, el CO2 producido por el desperdicio de alimentos es el tercer emisor principal, después de EE. UU. Y China. El treinta por ciento del suelo destinado para la agricultura a nivel global se usa para producir alimentos que nunca se llegan a consumir. Si se tradujera en dinero, 750 mil millones de dólares (686 mil millones de euros) se desperdiciarían cada año. Para escalarlo a un nivel más doméstico, la familia promedio de cuatro personas pierde 1500 dólares (1370 euros) anualmente en alimentos que nunca se comen.

La FAO divide el desperdicio de alimentos en cinco fases acorde a su cadena de suministro:

  1. Producción agrícola

  2. Manejo y producción en postcosecha

  3. Procesamiento

  4. Distribución

  5. Consumo

Actualmente dedico mis esfuerzos profesionales como consultor de gestión de frescura al igual que algunas empresas pioneras, a ayudar a reducir el desperdicio de alimentos relacionados con la producción agrícola, la postcosecha, el procesamiento y la distribución, se identifican las ineficiencias y se proporciona orientación a los distintos actores de la cadena de suministro para reducir las pérdidas.

Sin embargo, se hace muy poco del lado del consumidor, este sector representa más del 31 al 39 por ciento del desperdicio total de alimentos en la UE, América del Norte, Oceanía y Asia Industrializada (China, Japón y la República de Corea), todas estas se consideran regiones con una media de ingresos medios y altos. Curiosamente, las regiones con medias de ingresos más bajos tienen un desperdicio del 4 al 16 por ciento, según el informe de la FAO.

El desperdicio de alimentos es un problema doméstico

Casi el cuarenta por ciento (en algunas regiones) del desperdicio de alimentos es un problema que no puede pasarse por alto, por lo que debemos prestar atención al desperdicio de alimentos a nivel domestico. Los alimentos que se desperdician en los hogares han pasado por más procesos, transporte, almacenamiento, cocinados y refrigeración o congelación. Esta es una de las razones por las que la fase de consumo tiene la mayor huella de carbono del desperdicio total de alimentos (37 por ciento del total).

Según un informe del NRDC, el desperdicio de alimentos en la fase de consumo no es igual en todos los lugares del mundo. La basura doméstica en los países desarrollados (Europa y América del Norte) per cápita varía de 95 a 113 kilos por año, mientras que en los países en desarrollo (África subsahariana y el sur o sudeste de Asia) es de solo 6 a 11 kilos por año por persona.

Uno de los principales contribuyentes al desperdicio doméstico de alimentos es la regulación heterogénea de las fechas de caducidad y la confusión que generan. El 80 por ciento de los consumidores estadounidenses y el 20 por ciento de los consumidores británicos declaran que descartan los alimentos prematuramente debido a la confusión en torno a estas etiquetas (NRDC).

La educación sobre el desperdicio de alimentos debe comenzar en casa

Mientras estaba en la universidad completando mi doctorado, a través de todas las lecciones que aprendí y enseñé ... al hacer presentaciones, crear carteles y asistir a conferencias, observé que a través de la enseñanza, podemos impartir positivamente el conocimiento correcto y predicar con el ejemplo.

La importancia de la educación es crítica ya que tenemos la capacidad de introducir hábitos positivos de reducción de desperdicio a nivel de hogar. Dichos hábitos pueden ilustrarse con ejemplos relacionados y datos comprensibles que las personas puedan entender para ser conscientes del coste del desperdicio de alimentos.

Por ejemplo, el agua requerida para producir alimentos se puede comparar con el equivalente en minutos de ducha. Por ejemplo, ¿sabías que desperdiciar medio kilo de queso es el equivalente a desperdiciar el agua de una ducha de 122 minutos de duración? ¡Eso es mucha agua!

Una escuela intentó otro enfoque para dramatizar el alcance del desperdicio de alimentos. La Universidad Estatal de Nueva York en Delhi demostró la cantidad de desperdicio de alimentos después de la comida al mostrarlo en una pantalla junto con lo que costaba. Como resultado, hubo una disminución en el desperdicio de alimentos de 453 kilos por semana y 90 gramos por estudiante (NRDC). Además, Save The Food es una iniciativa del NRDC que anuncia activamente formas de reducir el desperdicio de alimentos en el hogar.

Según el informe NRDC, y en mi experiencia, las generaciones mayores que han experimentado guerras civiles o mundiales y han experimentado hambre desperdician menos alimentos: el 84 por ciento de los estadounidenses mayores de 65 años desperdician menos alimentos que el estadounidense promedio. El 53 por ciento de las personas encuestadas en 2015 reconocieron que tiran las sobras al menos una vez por semana. Este número aumenta hasta 70 por ciento en casas con niños (NRDC).

Pasé muchos veranos con mis abuelos que sobrevivieron a la guerra civil española y a la posguerra. Sabían de primera mano lo que era pasar hambre. La comida era un bien preciado. Siempre tendré en mente a mi abuela planeando las comidas para la semana, incluso dos o tres semanas, haciendo las compras de acuerdo a lo que había planeado y a la hora de comer diciéndome que me terminase la comida que tenía en mi plato. Ella decía "que íbamos a cenarnos lo que no nos comiésemos en la comida". Mis abuelos se vieron forzados a ser unos maestros en no desperdiciar alimentos, ambos me educaron y me mostraron con el ejemplo cómo poder reducir el desperdicio de alimentos. Me enseñaron qué el que la gente pase hambre no está bien y que la comida que desperdicias cuesta esfuerzo y dinero.

Algunas sugerencias para reducir el desperdicio de alimentos

Aquí van algunos consejos que puede aplicar para reducir el desperdicio de alimentos en el hogar:

    • No compres con el estómago, compra con el cerebro, no vayas con el estómago vacío a comprar.

    • Compra con un plan en mente y una lista en la mano para las comidas que prepararás.

    • Congela rápidamente las sobras que vas a usar a largo plazo.

    • Refrigera las sobras que necesitan refrigeración y usarás en el corto plazo.

    • Utiliza la tecnología disponible de la mejor manera posible: mantén las frutas, verduras y proteínas en los compartimentos apropiados en el refrigerador.

    • Controla lo que tienes en tu nevera y despensa y administra el tiempo que los alimentos permanecen en el refrigerador.

    • Consume los alimentos acorde a como veas que se aproximan a su deterioro. Si tienes sobras de anteayer consúmelas antes que las de ayer.

    • No confíes en las fechas de caducidad, pueden ser muy inexactas. Son una aproximación en condiciones ideales de almacenamiento.

    • Aprende de los errores anteriores y del desperdicio de alimentos que hayas observado en casa.

    • Recicla toda la comida que puedas. Coloca las verduras tipo apio o lechuga en el agua cuando se marchiten o ablanden para devolverles la firmeza.

    • ¡Retira los plásticos! Las frutas, verduras y queso cortados se almacenan mejor con papel encerado. Transpira y conserva la humedad, la nevera es una ladrona de humedad.

    • Compra productos feos ... son igual de nutritivos y ricos que los productos perfectos que vemos en el supermercado.

    • Compra a granel tanto como te sea posible. Optimizarás las porciones y reducirás el embalaje innecesario.

Difunde la palabra. Enseña a tus hijos. Predica con el ejemplo.

10 comentarios en «REDUCIR EL DESPERDICIO DE ALIMENTOS DEBE COMENZAR CON LA EDUCACIÓN»

  1. Karina Responder

    Hello! I’m at work browsing your blog.

    Just wanted to say I love reading your blog and look forward
    to all your posts! Carry on the superb work!

    • Ricardo Badía Autor de la entrada

      Hi Karina,
      Thanks for the comment. Just published a new post I think you will like it!

  2. María Responder

    Muy interesante! Tomo nota de tus consejos para ponerlos en práctica de ahora en adelante.

    • Ricardo Badía Autor de la entrada

      Muchas gracias por el comentario María. ¡Me alegro de que te haya parecido interesante!

  3. Marta Responder

    Super interesante. Creo que es un trabajo de todos el no desperdiciar y hacer un consumo responsable, cuidar de nuestro planeta es imprescindible y un acto de responsabilidad. Gracias por tu trabajo porque pones palabras a una realidad y me encantan las recomendaciones!

    • Ricardo Badía Autor de la entrada

      Me encanta que te encanten mis recomendaciones Marta! Tenemos la deber y el derecho de saber de donde salen los alimentos y lo que cuesta que lleguen a nuestras manos como consumidores así nos daremos cuenta de lo que hay detrás y consumir más responsablemente.

  4. Alejandro Responder

    Asombroso, nunca me lo habría imaginado. Voy a tratar de dejar un mundo mejor mediante un uso sostenible de los alimentos, comprando lo que necesito y no tantos caprichos que van a la basura

    • Ricardo Badía Autor de la entrada

      Hola Alejandro, muchas gracias por comentar. Del lado del consumidor, simplemente con pensar en de dónde ha salido ese producto y el esfuerzo que hay detrás ya estamos haciendo mucho. Un saludo!

  5. Tamara Responder

    Siempre me ha importado cuidar el medio ambiente, pero desde que soy madre es algo que me preocupa sobremanera, pues quiero dejar un mundo decente para mis hijos y su descendencia (si deciden tenerla).
    Al leer este blog me he dado cuenta de que hay mucho más que podemos hacer, y no malgastar la comida puede suponer mayor impacto de lo que me había imaginado. Pienso aplicar lo que he leído y desde luego educar a mis hijos para que sepan cuidar su planeta. No hace falta ser político o dueño de una multinacional para cambiar las cosas.
    ¡Muchas gracias por la información tan valiosa de este blog!

    • Ricardo Badía Autor de la entrada

      Muchas gracias por comentar Tamara. Cuanto más grande sea la familia es más complicado optimizar el consumo. Solo con ser conscientes de que hay un desaprovechamiento ya es un gran paso. Un saludo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *